Comentario al libro de Ricardo Falla, s. j.: Ixcán: El campesino indígena se levanta. Guatemala 1966-1982 (Tercer volumen de la colección Al Atardecer de la Vida)

Autores/as

  • Tania Palencia Prado

DOI:

https://doi.org/10.5377/encuentro.v0i101.2123

Resumen

La memoria es el infierno, dijo atrevido el gran señor Luis Cardoza y Aragón, cuando penetraba en las sombras inconclusas de sus recuerdos. Aquí en este foro, con un público que no quiere olvidar, estamos seguros de que la  memoria no es el infierno (¿o sí lo es?). Lo cierto es que este libro recorre laberintos oscuros, silenciados, acallados, llenos de voces y almas con las bocas abiertas, como los caminos de sangre de Virgilio en La Divina Comedia. Ricardo Falla invita a hablar de lo no dicho, a discutir, a pensar, a gritar, a ser altoparlante de las utopías expulsadas, todo lo cual es saludable, máxime cuando, en Guatemala, la memoria comunitaria simplemente no se nombra, ni siquiera como infierno y, por tanto, no tiene existencia. No existe.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.
Resumen
889
PDF 995

Descargas

Publicado

2015-08-25

Cómo citar

Palencia Prado, T. (2015). Comentario al libro de Ricardo Falla, s. j.: Ixcán: El campesino indígena se levanta. Guatemala 1966-1982 (Tercer volumen de la colección Al Atardecer de la Vida). Encuentro, (101), 77–81. https://doi.org/10.5377/encuentro.v0i101.2123

Número

Sección

Crítica de Libros